JULIÁ Y CARLOS

Esta es la historia que nos hizo viajar hasta la verde región de l'Empordà. Carlos y Juliá se prepararon para su boda en una auténtica masía catalana y se casaron en el imponente Castillo de Caramany, en pie desde el siglo XV. La novia llegó a la ceremonia sobre una furgoneta roja, hubo sombrillas, globos, música en directo y fue la perrita de ambos, Brownie, la que llevó los anillos hasta el altar. ¿Hay boda mejor?

© 2018 by Mirlo Azul