"El amor no necesita ser entendido, necesita ser demostrado", nos dijo la diseñadora de vestidos de novia Ángela Pedregal en su atelier. Y poder demostrarlo a través de un vestido es lo más hermoso y emocionante que nos puede ofrecer, plasmando su idea de manera artesanal, cuidando los pequeños detalles, con bordados a mano, drapeados, diferentes cortes o transparencias, e incluso emplovando en sutiles colores que dan el toque final a la prenda. Un trabajo realizado a partir de una gran admiración y pasión por el arte de la alta costura.

© 2018 by Mirlo Azul