La hora dorada es un momento apasionante de luz para los fotógrafos y amantes de la naturaleza que no siempre se da de forma perfecta. Tiene una duración determinada por el sol y la climatología, pero podemos decir asombrados que, en la boda de Anahí y Daniel, ese dorado mágico y característico del verano impregnó todo el día.

ANAHÍ Y DANIEL

La iglesia renacentista más bonita de Madrid. Calcetines de colores para los amigos del novio. Meseros con una acuarela de Cooper, su perro también presente.

En su boda la decoración se basada en la empresa de Juan Carlos llamada "El hombre del Paraguas", enormes y blancos paraguas se transformaron en gigantes parasoles.

Los detalles marcan la diferencia.  

© 2018 by Mirlo Azul