La suya fue una boda de atarceder a pie de playa, en un antiguo balneario. Irradiaba un Septiembre de luz anaranjada y azul. Se necesita poco más que la brisa marina de Valencia para sentir la felicidad, pero Almudena y Jorge se trajeron la magia para crearla también en el interior.

ALMUDENA

Y JORGE

La iglesia renacentista más bonita de Madrid. Calcetines de colores para los amigos del novio. Meseros con una acuarela de Cooper, su perro también presente.

En su boda la decoración se basada en la empresa de Juan Carlos llamada "El hombre del Paraguas", enormes y blancos paraguas se transformaron en gigantes parasoles.

Los detalles marcan la diferencia.  

© 2018 by Mirlo Azul